Mojo mis pies mientras voy muriendo.

Voy contando
los días
como hierba
que nace
bajo la razón
perdida.

Aún mastico
lo ocurrido
como descontentos
que han florecido
en la consciencia
olvidada.

No ceso
de buscar ruido
para convertirlo
en una espada
de madera,
y apagar con ella
cualquier fuego.