Castigo sobre lo no predecible.

Hasta el viento
que mueve las begoñas,
me hace daño.