Espetando a todos los peces, una canción de vacío.

Pasa nuestra escena
cargada de mugre.

Se oyen los cantos
y las piedras ahora oyen.

Exprimidos nos entregamos
a nuestros vicios.

Algún día todo se romperá
para ser arreglado por otros
que no juegan con la vida.