Trepando con mi lengua desde la esclavitud del asfalto.

Me confundo con el suelo,
gris, sucio, pisado, ultrajado.

Es la espera de mi condición humana,
ser el asfalto, el adoquín, el mármol,
parqué. Elemento que sustenta el mundo.

Mido los pies, y con los pies los pasos;
aguanto mucho en apnea bajo los zapatos.

Aguanto con paciencia, por ver si llegas;
saber de color son tus bragas.

Trepar por tus piernas hasta la libertad
de las telas.