Puentes entre lo que no poseemos de nosotros mismos.

Tengo entendido
lo explicado
por la sangre,
en medio de la inmunidad
inimaginable.

El asunto de lo tramado,
con la estirpe pactada,
es un pasatiempo
que no lleva a nada
concreto.

Tenemos que cocer
los alimentos
de nuestra sonrisa
ininteligible,
sobre todo
por los legajos
que no comprendemos
cuando al leer,
nos exprimimos
en medio de una mañana
que jamás conoceremos.

Por esto y solo esto,
seremos siempre
una estirpe que no cuaja
lo que entre en sus reflexiones
elabora como digno.