Mantas en una carpeta olvidada.

Plantar un futuro
en medio de un óbice
lleno de descaro.

Lo recurrente
como salpicadura
de un veneno inoculado
por la parálisis.

A veces
el tacto
se deshace
con el sudor
del sueño.