A solas cuando me fustigo.

A todo esto,
mientras la vida
corre, y no en balde,
descamiso mis padecimientos
para que el frío
baje el calor que provoca
algún que otro sentimiento
de soledad,
que arranca sin querer
de mis entrañas,
imaginerías torcidas
como ramas de acacias.