Mientras el espanto campa a sus anchas.

Ahora que todo ocurre,
lo apuntamos con horror.

Mañana sabremos
que la memoria,
es un cuaderno
extraviado,
o peor...

crearemos listas
inútiles de cosas
por hacer.