Causas perdidas que encuentro entre los pliegues de mi toalla.

Yo me miro
como causa perdida.

Tengo sembradas
flores que no brotan,
pido a la tierra
que se corte las venas,
para que suceda,
siempre, la vida.

Me he cosido
una capa de punto bobo,
siempre creí ser un super héroe,
mas no supe ser consciente
que soy super tonto.

Ahora tiño
los pañuelos
de verde.

Algún día
la despedida
será una esperanza
para que llegue
lo que imaginamos
cuando nadie nos ve,
y estamos frente al espejo
del baño, antes de ir
a la ciudad a agotarnos
entre cafés y por qués.

En realidad, también
finjo ser lo que no alcanzo,
mientras me seco tras la ducha,
y juego.

Yo mimo
mi causa perdida,
por eso abrazo con furia,
las despedidas.