Regañando al oído con espigas de centeno.

Muy alto.
Provocar la risa
en lo sospechoso.

Imaginé que todo esto era
una medio mentira
o una verdad con medias.

Desde el albor,
cuento las hojas
caídas, en los idus,
que agosto vomita.