Treguas dentro de una ficción.

Junto al bosque,
encuentro miles
de besos en forma
de hierba.

Dentro de la ciudad,
hallo millones de páginas,
con sabor a olvido.

Detenerse no es dejar
la lucha,
tan solo es pausar,
y reestructurar la pauta.