Llueve dentro y fuera no se oye.

Intentando mantener
el equilibrio por las calles.

El mundo se mueve demasiado.

Dicen que el truco
está en taparse los oídos,
pero hasta los golpes
tienen su melifluo.