Cuchillos ensangrentados, dentro de mi imaginación salida.

Mi corazón
todavía es un salvaje.

Lleva las muescas
de mi vida desaforada.

Me sorprende que aún
siga latiendo,
para mantener mis pasos
dentro de esta cuerda.

Es el que más cree en mi,
gracias a que ella me mira.