Centrifugando el sudor, que me provoca la rutina.

La dirección.

Todo nos lleva y conduce,
a veces también te pierdes.

Huelo en tu pelo,
cuando bebemos en los bares,
el sexo mañanero.

Vivir es una carcel,
por eso comparamos
el corazón con un globo.

Fui parido
por calles bipolares,
fui abducido por poemas
cargados de extrañeza.

Ahora bebo, y bailo;
a solas en la cocina.
Es harto complicado,
superar esta muerte diaria.