Abrazos que abrasan, el corazón crudo.

Son diez diamantes
lo que coronan,
mis dedos.

Diez brillantes,
que cortan
mis dientes.

Ando desaforado,
sin hecho logrado.

Vivo como el joyero,
que mastica,
con oro falso.