El corazón es la herramienta cobarde.

Fino como el pellejo,
fuerte como su interior.

Deshace y desecha.

Selecciona y elige.

Empeñados en elegir el corazón,
cuando con lo que se ama...
es con el estómago.