Cumpliendo tiempos de la mano de un reloj cojo.

Como el loco,
descerebro mis ideales
por conocer mis sueños.

La pared no es mas que un obstáculo.
El muro tan solo una esponja
con la que froto mis costras.

El tiempo y hora,
existe de manera reiterada
en un lacónico espacio de lo imaginado,
equilibra lo real
con lo cabal,
ese es el verdadero reto.

¿Dónde guardas tus fantasías:
en los sueños o en los ideales?

El tiempo tiene dos lecturas,
e infinidad de interpretaciones.

Salta, la alucinación
es real si cumples contigo.