Atajos a la memoria del deshuesado.

Tierra entre
mis manos.

Esas que de pasta
onírica,
amasa los huesos
destrozados
por el poema.

No hay peor
calificación,
que la que el necio
redacta entre palabras,
sin conocer
su pronta respuesta.