Pellizcando heridas abiertas.

Todo estomago
es como un anzuelo.

El corazón engaña
y mata.

El hígado habla,
escupiendo verdades.

Si lo piensas,
todo está tramado.

Incluso
cuando las ventanas
se rompen,
al cerrar, muy despacio,
las puertas.