Nubes de barro, cielos de madera.

Arrancando uñas
contra la pizarra
de tus besos,
sólo me queda,
vivir contra el viento
inerte de la esfera.

Cada paso que das,
las flores se desvirgan.

Iré corriendo
por las calles, con la muerte
entre mis cabellos.