Luces en un balcón negro.

No encuentro
a veces,
lo que imagino.

Me empujo
y me digo...
"Ya has acabado;
tanto rascarte,
y no hallas el premio"

Se consciente,
has jugado tanto
a esto, en este rincón...
que te has vaciado
el bolsillo,  pagando cervezas
y escribiendo poemas.

Apuesto a esto...
a la desesperación,
a la borrachera,
al olvido
que tanto me rescata
de entre las rocas
imaginarias,
que provocan
las voces que escucho.

Nadie lo sabía hasta ahora,
cuando escribo así,
le estoy tirando la toalla
a la muerte, a la cara.

No es nada importante,
tan solo un poco más
de desesperación en medio
de la madrugada;
puedes estar tranquilo,
o tranquila,
esto...
no te arrancará los dientes
cuando la sopa te arañe.