Domando caballos de fuego.

Mato a la gente
en mi cabeza.
La muerte es jugar
al escondite
con tu suerte.

Mato y lloro,
bajo el sufrimiento
extremo,
mato y amo todo
cuanto tengo;
por eso os digo
que hace años
que estáis
todos muertos.