Cuadros con olor a tocino rancio.

Seguimos naciendo,
para lo mismo.

Ir al supermercado
para revisar;
comprar lo mismo,
lo barato.

Buscamos la inocencia,
hasta en el color de las marcas;
esas que disfraza la muerte
en forma de precio,
siempre bajo.

Seguimos naciendo,
para lo mismo.

Hablamos con el corazón
en la mano;
pero nuestra vida,
sigue estando de oferta.

Somos la marca blanca,
en un mundo de deshauciados.