Muertes que respiran como relojes mudos.

Lleva siempre
un gran suicidio
en el bolsillo.

Quiere pagar
con el en todos los bares,
mas nunca se lo aceptan.

Es tan inmenso,
que jamás lo desean,
por falta de cambio.