Escribo conciertos con mi indice, en cristales llenos de vaho y lluvias.

A oscuras recibo la ducha
de la mañana nublada,
mimesis con las gotas de agua,
empatizo con el mundo y olvido
problemas, que viajan con el agua,
por el sumidero hacia abajo.

A oscuras toda la luz, es el agua,
gimo, suspiro y hablo a solas,
tengo tantas personalidades
que puedo hablar de lo que quieras.

A oscuras decido entregar la pasión
a cualquier comienzo,
y la locura a cualquier termino.

Fuera sigue nublado y llueve,
en la luz gris,
la lluvia es un sol de gotas,
una sinfonía disonante de méritos,
una rapsodia que elimina, resbalando,
cualquier pasado cargado de inquina.

Todo es agua, y todo es lluvia,
todos nos mojamos,
casi todos caminamos bajo ella.

Decidí hace tiempo, ser el vaso
que siempre se llena.