Pacificando al mundo con diéresis en los hitos

Esquinados por todo el mundo,
lloran solitarios,
abandonados,
enamorados.

La palabra corre,
por un horizonte
dibujado de montañas grises.

La soledad es un orgasmo
elegido, aun en medio
del bosque de bambú.

Tu coño es un piano,
voy a llorar tanto,
al correrme,
que creerás que te estoy
follando
con un magnum 44.