Llorando a escondidas el anhelo, gana la partida.

Con todos mis silencios,
voy a hacerte un ramo
de palabras vivas.

Chuparte el coño
es como lanzar
al viento,
hojas muertas.