Deseando no levantarme.

Disfrazarme de Mediterráneo,
en esta noche calurosa.

Voy a besar tanto tu cuello,
que serás la estatua de sal,
derretida de mi saliva.

Cualquier océano,  ya es mentira.