Abrázame ahora que no soy nadie, dentro de media hora estaré blanco como la pared de tu espanto.

Tengo claro,
que morir;
es beber cerveza
y no saber la hora que es.

El sol hace más daño,
que las lunas llenas.

Llenarme de lunas,
es como amasar pan
en una fragua de esperanza.

Lléname de lunas:
tu vagina es oscura,
las madres son claras,
por eso mi sombra es alargada
como una noche que azota al día.

Adoro la imagen maternal,
lamento mi conjugación
como amante.