Meteorología de abandono.

Espanto mi sombra,
soy el ciclón de lo absurdo,
me arranco las ganas
con la soledad de lo imaginado.

La mentira es una visita
de la cobardía.

Huyo por el sumidero
de la angustia.

Me mato conmigo,
me atraganto sonriendo.