Antígona destrozando Egipto; no ve más allá de su pulgar maltrecho.

Como veranda,
es su amor veraniego,
huele todo a jazmín,
una vez amanecido.

+++++

Solo en el azahar,
renuncia el viento ebrio
y no es besado.

+++++

Duerme el tilo
lloroso, destrozado,
abandonado.

+++++

Actúa sola
como rabia tardía,
el bambú sufre.