Si todo fuese fuego, no sufriría por lo mínimo.

Ya no tengo viento, ni agua.
Soy el elemento cerdo.
varío en función de lo agrio,
tienes de recursos, los silencios.

Caparazones de costra indómita,
donde te ocultas por miedo,
indecisión y sufrimiento.

Hay mucho azúcar en lo que imagino,
hay mucho vinagre en mi boca,
navego en tu nombre,
por lodazales con los dedos rotos.