Acercamiento a la ciencia de mis deseos.

Como el árbol,
estreno colores cada tres meses.

Soy variable, como la norma,
voluble como el tamaño.

Prefiero el paseo en otoño,
y la siesta en verano.

Me ha gustado siempre deshacer,
y meterme en líos.

Adoro los callejones sin salida,
me recuerdan a las vaginas,
parece que no hay nada,
en cambio siempre saco:
algo de vida.

De niño me masturbaba
con rodajas de jamón york,
lo más parecido a un chocho (imaginaba)

Ahora miro por la ventana,
y me siento al sol, cuando puedo.

Tengo una salud de goma,
pero puedes cocinar mi pene
en tu boca.

Todo es relativo.

En este juego es igual.
Materialmente imposible.
Cabe la posibilidad, Cabe entera.

El alcohol es peor fórmula.

Hasta la materia está hecha de besos.

Parece que lo has conseguido,
pero aún estás vivo;
lo mismo estás perdido.