Primavera escondida.

Tu coño es como una champa,
que profano con la libación
de mi saliva.

Lengua como el pájaro,
que picotea en tu alma,
enloquecido por el celo.

Boca que espera,
sin esperanza,
el jugo de tus tripas,
en forma de orina.