Silencios que matan más que la muerte.

Ser icono de creencia,
como el gorrión
confiar en las alas
y en la rama.

Partir en dos la naranja.
Compartir el zumo a medias.

Arroparme en ti,
no tener miedo
a la carretera.