Llovió cuando ella llovía.

Las sombras
son quimeras.

Oro comestible,
en tiempos de gloria
que,como en los juegos,
te comen las tripas,
para llegar a casa
sanos y salvos.

La muerte es un sofá,
la muerte es una manta,
la quimera te atrapa,
la quimera te mece.

Eché una moneda
a una máquina,
y mataron todas las vidas
de mis muñecos.