Desayunando a cualquier hora.

Son muchas ocasiones,
en las que se manifiesta
el dolor.
Pocas si sabes llevarlo,
en las que el sufrimiento
toma café en tu misma mesa.
Y únicas en las que la muerte
gana la partida... pero no la guerra.
Para ahuyentar esto,
está la vida,
esa naranja que exprimes
y la tomas a cualquier hora.