Definiendo las conclusiones, se me adviene un sentimiento prehistórico.

Distante en el tiempo,
cercano en el espacio
que nos rodea.

Habito en lo improbable.

¿Puede ocurrir lo que sucede?

Mi movimiento
quizá sea inverosímil.

Sabes que somos vagos.

Me muevo, pero no avanzo.

La fase contemplativa,
enriquece todos los cantaros
rebosantes de dudas.

Siempre he sido pretérito,
un circulo arcaico,
un enso inmemorial
que se retira al ruido.

Es mejor callar,
cuando el gruñido avanza.