Placeres ordinarios.

Cuantas veces he buscado
por los aviesos resquicios,
la ciudad es una montaña
que escalo a la pata coja.

Hago pausas en los bares,
beber a solas es como masturbarse.

Me encanta eyacular,
cuando nadie me observa.