Aprovechando la letra m, del diem inadmisible.

        Vivir es suicidarte intensamente,
          la muerte es un regalo estrepitoso.

Ahora parece que hasta el frío,
siembra el pasado;
es el miedo a la suciedad, al vacío.

             No tenemos nada,
             no somos esperanza,
             sólo trabajadores
             a nomina del porvenir.

    PORVENIR.

   que no llega,

                 que no llega,
                               

                             que no llega...