Sangre en las pestañas.

Ya no queda nada en la despensa,
se ha vaciado en cesto
de la ropa sucia,
esta casa es más casa que nunca,
esta locura mía, es un geranio
que huele a asesinato,
se siente en la plaza,
los gritos.

Lloverá esperma en los desiertos.

Nacerán brotando a bocajarro,
arbustos de muerte verde.

Mi corazón es viernes 13,
mi corazón es un gato negro,
un paseo bajo la escalera,
es todo menos supersticioso,
lleva colgado de sus vaqueros,
el llavero de tu alma.