Prefijos que establecen conferencias con lo más lejano de tu existencia interna.

Anguloso y freático,
me movía por los bares
con la cerveza en la mano
y la sonrisa en los pies.

Parecía el susto,
que espanta la muerte;
mientras rompía el movimiento
del cielo.

Resbalaba en cada punto de partida,
trituraba cada opinión vertida.

Era difícil ser un payaso,
hasta que descubres,
que los bares son un circo.

Era difícil ser equilibrista,
hasta que me di cuenta,
que tu amor era un cable de acero.

Nunca fui de ciencia,
porque lo mío fue la letra,
por eso ando desconociendo,
la cierta verdad de la experiencia.

La ciencia y la letra, tienen ante todo,
un prefijo para llamarlas:
Cons.
Es el que te hace las conferencias
más profundas del ego, sin caer,
en el "centrismo", o el "ísmo".

El aguante de lo externo,
soportarte a ti mismo,
sin pensar que eres un super-héroe,
sino, uno más, que a diferencia escucha.