Estigmas en los ojos de mi deseo.

Si pudiera,
te doblaba como un sello
y te pegaba a mi pecho,
poniendo en el remite: Tus besos.

Quiero meterte en mi bolsillo pequeño,
coserte la boca con mi vello púbico,
desearte felicidad con mis manos.

Tocar tu vagina, es como tocar un piano.

Quiero ser el ogro que duerme bajo tu cama,
salir por la noche, y traumatizarte con sexo.

De niño, quería cabalgar dragones,
tus sueños, son más feroces.

No fabrico miedo,
no fabrico.