Natura incontrolada

Cuatro espinas,
un cerezo.

Un nenúfar
su vagina.

Mi pene,
una bala
de brezo.

Salvaje y desmedido,
es el viento
que exhalo;
desprendo
como un alud,
chorreando,
todos los jugos
de mi sexo.