Manoseándome en medio de la urbe.

Pincho mi dedo,
con una aguja.

Viajo por mi sangre,
exprimo mis emociones.

Hay una manera mejor
de ser el más fuerte.

Trasforma tu ira en besos.

Juega al comecocos,
dispara tu rayo láser,
juega a los médicos,
practica el erotismo
que desemboca en porno.

Conviértete en hoja,
en bambú,
o en sauce,
aliméntate;
imagina que no eres nadie.