Guerreando con el sueño.

Por la noche gritan los vecinos
de al lado.

Siempre llegan tarde
y su hijo llora.

Mientras, escribo,
bebo cerveza,
de vez en cuando
la miro de reojo.

Luego en la cama,
la abrazo y duermo,
no sin antes sentir
una guerra en mi pecho.