Muriendo mientras me desvivo.

Como lespedeza,
se asoma al horizonte.
Nace la estación.