Marca páginas de la desesperación.

Desesperado, en su ausencia,
desesperado, olisqueando
loco por hallarla,
siempre la encuentro
entre las páginas de los libros;
marcando todas las frases subrayadas
en las que mi alma se conmovió
al leer el misterio, el azote a mi alma,
antes de que me despertara con besos
todas las mañanas.