Imposible, lo imposible.

No es tarde
aunque en tu cara
el tiempo labre.

Aún puedes si te aferras
y lloras.

El despertador aún suena
y lo mejor, es que lo escuchas.

Puedes hacerlo con todos,
todos son tú, y tú eres el canto
de un coro en un drama griego.

Coreuta milenario,
la vida no es en vano,
si eres capaz de volar
como un violín.