Gallinita ciega.

Me gusta matarme
en los te quiero,
es un suicidio
que dura toda la vida.

Debiera ser una muerte
colectiva,
pero el amor, es bipolar,
y nos deja en ocasiones,
al borde de una verdad
abismal y desconocida.

Por eso siempre he sido,
de amar hasta con los ojos cerrados.